Vuelo libre

Publicado en por melidanza


Vuelo libre

 

He aprendido que en la vida nos cuesta volar. Es una lucha constante en que la vida me haya llevado por ciertas situaciones. Algunas agradables y otras no tan agradables. Muchas preguntas, muchas dudas, muchos procesos. A veces me sentía como la oruga; llena de larva, llena de tierra, llena de bacterias. La oruga camina despacio, con el rostro totalmente en el suelo; perezosa, con desgano, sin mira hacia el frente. Solo camina con su mirada en la tierra. No puede alzar su cabeza porque no tiene cuello. Así me sentía yo; sin cuello, sin rumbo. Pero llega siempre el día de Metamorfosis. Siempre va a llegar, tarde o temprano llega.

Llegó el día en que la oruga se sintió diferente. Sintió una experiencia “sobrenatural”. Su reacción fue: quedarse quieta, paciente, dejarse llevar por ese algo sobrenatural que trabajaba en ella. Sintió paz, sintió fuerzas, sintió cambios, sintió mejoras en su interior, sintió Transformación (Metamorfosis). Quien hace el proceso de la metamorfosis es el Espíritu Santo, es lo sobrenatural en mi vida. Quien me cambia, me transforma, me da paz, me da nuevas fuerzas. Confiando totalmente: espero paciente por el proceso completarse hasta convertirme en Mariposa y comenzar a volar a mis propósitos aquí en la tierra.

Hay una sola persona quien me puede ayudar a volar libremente y poder disfrutar de las flores y jardines hermosos de la vida presente y la vida eterna. Ese es Jesús de Nazaret quien murió por mí para darme alas y volar, para darme alas y alcanzar las flores más hermosas del jardín adonde me envió.

Pero por todas estas experiencias agradables y las no tan agradables doy gracias, gracias, gracias. ¿Por qué? Porque si no hubiera vivido todas estas experiencias nunca hubiera pasado por la metamorfosis del Espíritu Santo en mi vida y nunca podría valorar mis alas. Hay solo una persona quien me puede ayudar a volar libremente y poder disfrutar de la vida plena en la tierra y en los cielos. Ese es Jesús de Nazaret; quien te transforma, quien cambia, quien te liberta, quien te perdona y te hace mujer nueva por medio de su Espíritu Santo.

Hoy, empiezo a volar, y de una cosa estoy segura, ya una vez transformada en mariposa es totalmente imposible que vuelva a ser oruga!

Hoy vuelo libre como la mariposa a explorar nuevos jardines asignados solo para aquellos que quieran transformación en sus vidas.

Hoy te invito a que abras tu corazón y dejes que Jesús entre y te cambie y transforme con el toque de su Santo Espíritu. El desea que vueles en sus jardines donde solo encontrarás flores llenas de amor, fe y esperanza para tu vida. Amén.

 

 

 

 

Cantares 4:16

 

16 ¡Levántate, Aquilón, y ven, Austro!

 

 

 

¡Soplad, y mi jardín desprenda sus aromas!

 

 

 

¡Venga mi amado a su jardín y coma de sus dulces frutos!


Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post